Blogia

oncemariposas

Vidas Privadas...

Vidas Privadas...

Estreno sección por motivos... privados.

Quizás el título no les sugiera nada a aquellos que no tienen el gusto (o el disgusto) de conocerme, y quizás aquellos que sí me conocen creen de idiotas el salirme de la historia principal del blog. Yo, la verdad, no espero numerosos comentarios ni dulces halagos a los que, gracias a todos, estoy acostumbrada. Sólo quiero que todos los que empezasteis un día a leerme, y desde entonces no habéis parado; todos los que dedicais vuestro, estoy segura que valioso, tiempo a redactar deliciosos comentarios, públicos y privados; todos los que qusisteis darme el honor y el placer de poder hablar con vosotros, fuera de Once Mariposas tengais el derecho a conocerme, aunque solamente sea un poquito, a mí.

 

 

 

 

 

El amor es algo ciertamente fascinante. Dicen que no tiene edad, y también que no se puede definir. Entonces, pienso yo, ¿qué es todo esto?

 

...conveniencia.

...sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.

...vergüenza.

... sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.

...sexo.

...planta umbelífera.

...maltrato.

...lo más grande en este mundo

...

 

Pues sí, por si no lo han adivinado son definiciones que decenas de amigos y un magnífico diccionario de la RAE me han proporcionado. Así que lo siento, pero el o la que dijo que esta palabreja que a tantos quita el sueño es indefinible, se equivocaba. O quizás no del todo. En mi opinión, el amor es estar enamorado y, desde la más completa ignorancia en cuanto a este complejo estado creo que sí se podría, con mucho tiempo, mucha paciencia, y muchísimo conocimiento del lenguaje y del apasionate mundo de la psicología humana (práctica y teóricamente), llegar a plasmar en un papel, a pesar de que como ecologista me parecería un absurdo desperdicio de los recursos naturales del planeta (escúsenme, necesitaba decirlo). Pero como yo no poseo ninguna de estas facultades me limito a escoger, desinteresadamente y por AMOR al arte, mis acepciones favoritas aquí arriba.

Aunque a algunos os parezca difícil, esto tiene mucho que ver con mi vida privada pues, últimamente, me siento indecisa. No, por supuesto, entre dos amores, sino entre lo que siento, y lo que he aprendido en los cortos años que, hasta ahora, dura mi existencia. Mi corazón me induce a pensar que lo que en él ocurre es verdaderamente amor, y la razón insiste en afirmar que yo no estoy enamorada. Lo único que me consuela ahora es la esperanza de volver a ver a mi objeto de deseo, y el permantente recuerdo de alguien que creó una auténtica batalla en mi interior.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Capítulo Segundo

Capítulo Segundo

Poco a poco, segundo a segundo y día a día, me fui dando cuenta de que ella me poseía, me robaba toda libertad de acto o palabra. Me amaba. Me odiaba. Me dominaba.

Recorrí toda la ciudad con mi nueva compañera. Mi casa, los parques, incluso el mar parecía todavía más perfecto desde las alturas. Ése parecía en un principio nuestro destino, el mar. Me quité esa idea de la cabeza cuando dejamos atrás las fronteras de mi país. No sabía si estaba en Italia o en Japón pero después de cruzar el océano llegué, perdón, llegamos a un nuevo lugar. Era bello, bellísimo, perfecto. Y, aún en el riesgo de caer en la cursilería, me atreveré a decir que todavía amo ese lugar. Deseaba palparlo, sentirlo e, ipso facto y sin saber como, mi deseo se hizo realidad. Descendí. Y lenta y delicadamente mis piececillos tomaron tierra de nuevo. Húmeda y suave esta vez. Miré al cielo, celeste, presidido por un Sol anfitrión que parecía estar recibiéndome con los brazos abiertos a punto de gritar ¡seas bienvenida! Despues de comprobar que la hierba no era de regaliz y que no me encontraba en el delicioso mundo de Willy Wonka, me senté bajo un árbol a meditar lo que me estaba pasando. Pero el Astro Rey no era el único que estaba allí para recibirme. Vi un ala ásomarse por detrás de un arbusto, pero no era mi mariposa. Vi despues un... sí, creo que un dedo, delgado, blanco, divino. ¿Pero era una deidad quien se escondía tras la planta? ¿Estaba realmente habitado ese lugar? ¿Que pasaba entonces en mi casa? ¿Habría alguien notado mi ausencia?

Las respuestas... (siempre he querido decir-en este caso escribir-esto)...en el próximo capítulo!Dejadme comentarios!!

Frases de Princesas

Frases de Princesas

υиα ρяιи¢єѕα ρєяfє¢тα єѕσ єѕ ℓσ qє qιєяσ ѕєя...
Ayer soñé,
con yo ser la Princesa,
una Princesa de cuentos de hadas,
una Princesa por siempre soñada..

Tal vez ese sueño no se haga realidad,
pero el corazón se me puede alegrar,
cuando de tu boca pueda escuchar,
mi Princesa por siempre seras
тє qιєяσ мι νι∂α
*****************************************************************************
La INTELIGENCIA me persigue.....
Pero soy mas Rapida
***********************************************************************
tU Lo EreS ToDo PaRa mI!!
Te nEcEzItO PaRa PoDeR SeNtIr!!
pErO A La vEz mE HaCeZ MOrIr!!
nO kIeRo vIvIr cOnTiGoO nI SiN Ti


KoMo Ze PuEdE aMaR y OdIaR aL mIsMo TiEmPO??
**********************************************************************************************************
Þriñ¢ê§â Ðê Þ0r¢ê£âñâ êñ §µ ßµrßµ¡â Ðê ¢ri§Tâ£
***********************************************************************
mi vida es una metamorfosis mi meta...LA PERFECCION
********************************************************************************
A veces el silencio,...... es la mejor respuesta.
*******************************************************************************
––––•(-•tü é®ëS Pꮃêçtø þª®ã m¡... KîË®¤ së® Þê®fêÇtã pªRª tî•-)•––––
********************************************************************************

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Capítulo Primero

Capítulo Primero

Dicen que el aleteo de una mariposa en China puede acabar con un tornado en México. Bueno, la verdad es que yo no sé si las alas de mis mariposas eran de sólido acero o de una frágil materia fácilmente convertible en polvo, pero lo cierto es que azotaron mi vida como si de un huracán se tratase.

 

Empieza a sonar la melodía de Incio de Windows mientras agarro el ratón como quien desenfunda un arma de fuego. Estoy sóla en casa, pero en mis planes no hay fiestas locas y en mi agenda hay a penas unos garabatos, así que me dispongo a pasar lo que queda de tarde trantando de aburrirme lo menos posible. Surfeo por Internet durante horas en buca de algo interesante, pero sólo encuentro a una vieja amiga en un chat y algún que otro sketch que difícilmente consigue hacerme sonreír. Es muy tarde, son ya más de las tres y media y mi vista está demasiado cansada. Pensaba en abrirla que me prometo a mi misma será la última web cuando oí unos golpecitos en la ventana. - Granizo- pensé -¡Ya era hora!.- Entonces la abro, para que el frío invernal que tanto tiempo llevaba esperando rozara mi cálida piel, pero mi anhelo se vio truncado por un débil rayo de luz que invadió la estancia. - ¿El amanecer?- Miro el reloj del ordenador.- ¡Las siete y media!¿Cómo es posible?- No me había dado tiempo a contestarmre cuando una maravilla de la naturaleza surgió ante í. Era negra, ocmo el miedo, la oscuridad, el veneno, pero la sensación que producía en mí era contraria, paz, tranquilidad absoluta, felicidad, y admiración, todo mezclado y con una pequeña guinda, o quizás una gran guinda, de asombro. Estuve unos instantes observando, en silencio, como aquella genialidad natural entraba en mi cálida habitación y revoloteaba por todas sus esquinas. Algo me impulsó a seguirla, a bajar las escaleras, a salir de mi humilde y segura casa, como un fiel esclavo. Estaba a punto de cruzar la calle cuando vi que se paraba en seco. Aprecié como la gente que normalmente caminaba por las calles se volvían blancos, casi transparentes, estáticos, y helados. Esta vez no me dio tiempo a hacerme preguntas, sólo caí en un profundo y plácido sueño, mientras mis pies, descalzos, frágiles, se despegaban lentamente del suelo.

Once Mariposas Negras

Lo que escribo en este blog está intimamente ligado a lo siento y creo. Es una forma de expresar lo que a nadie puedo decir, de liberarme de unas cadena con candado cuya llave alguien tiró hace tiempo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres